Se hizo justicia en caso del productor imputado por tráfico de drogas y armas en Tucupita

1477
0
Compartir

En horas de la mañana de este martes familiares, productores y amigos de Francisco Dique se concentraron en las inmediaciones del Circuito Judicial de la capital deltana, hoy estaba pautado el juicio de presentación de pruebas frente a este caso, que ubicaba al conocido agricultor y hombre de trabajo frente a este evento que hace tres meses “la vida” le colocó en unas circunstancias que nadie quisiera vivir.

Como se recordará funcionarios militares adscritos al Gaes 61 de la GNB, efectuaron la detención de un ciudadano con el alias “cabuya”, quien formaría parte de una banda de “el gordo”, presunta organización delictiva dedicada al abigeato, robo y tráfico de estupefacientes.

La operación militar se realizó en horas de la mañana del domingo 10 de enero, en el sector Villa Caribe del municipio Tucupita, donde los uniformados detuvieron en una vivienda a F. A. Contreras de 43 años, por estar presuntamente involucrado en hechos como, ocultamiento de municiones, armas de guerra y panelas de droga.

El mismo día, un comando militar de efectivos adscritos a DESUR-61, D-611 y CZGNB-61, detuvo en horas de la madrugada a una persona apodada “Emiliano”, también integrante de la banda delictiva “el gordo”, quien fue capturado en una finca de nombre “A Todo Pulmón”, ubicada en el sector El Zamuro del municipio Tucupita.

“Emiliano”, de unos 27 años, tenía en su poder 16 panelas de presunto crispy, 2 fusiles de asalto M-15, un fusil de asalto TM-15, 5 cargadores y 41 municiones calibre 5,56, circuló por los medios de comunicación.

Relacionado con este caso detienen a Francisco Dique, quien estuvo privado de libertad por más de tres meses y luego del juicio de presentación sus abogados defensores  convocaron a los medios de comunicación para informar sobre los resultados de este juicio.

Los abogados Orlando Salvatti y Oswaldo Pérez Marcano

Los abogados Orlando Salvatti y Oswaldo Pérez Marcano agradecieron a los medios de comunicación y con la finalidad de ilustrar al la colectividad sobre este caso dijo lo siguiente: “Desde ese 12 de enero fecha en la que el ciudadano Francisco Dique fue aprehendido por supuestamente pertenecer a una red de delincuencia organizada que se encargaba de traficar armas y drogas. Desde ese momento sus familiares colocaron toda su confianza en este equipo jurídico, desde ese mismo momento nos encargamos de recabar todos los elementos de convicción que exculpaban  la conducta que tipificaba el Ministerio Público, consagrada en el artículo 145 de la Ley de Drogas, y el artículo 38 de la Ley de Delincuencia Organizada. Logramos a esta fecha demostrar efectivamente que el señor Francisco Dique, era totalmente inocente de los cargos levantados por el Ministerio Público”.

Salvatti hizo énfasis en que ”fue tanta la diligencia, tanto los testigos, consignados ante el Ministerio Público, allí llevamos al ciudadano Ángel Rosendo Bejarano,  quien informó de la calidad humana y la honestidad, de la honorabilidad del señor Francisco Dique, su reputación intachable por el gremio de los ganaderos”.

El abogado resaltó que este ciudadano padeció y padece “enfermedades coronarias, crisis hipertensivas, allí pasó más de 90 días, quién va a resarcir el daño físico causado, sicológico y emocional, al ciudadano Francisco Dique.

Es por esto que acudimos ante los medios de comunicación para colocar el nombre de este ciudadano en lo más alto, aunque el gentilicio deltano nunca dudó del reconocimiento, de la honorabilidad, de la conducta intachable de nuestro representado.

“Allí fue llevado el ciudadano Jorge Luis Bejarano, quien también reconoció la honorabilidad, reconoció que esos predios ya no le pertenecían, ya los había vendido. Como defensa creímos pertinente la comparecencia del señor Luis Gaspar Jiménez, director del Inti a los fines de demostrar la tenencia o la posesión de los predios ubicados en El Zamuro, que no pertenecían a nuestros representados, una serie de diligencias e investigación que dio como resultado lo que estamos viendo hoy, con esta decisión sabia, ajustada a derecho, que rescata el verdadero valor, el norte que debe perseguir la justicia, que es buscar la verdad a través de la ubicación de los elementos de convicción, una vez más pueblo deltano la justicia brilló. Se hizo justicia”.

“En principio el Ministerio Público presentó una acusación o imputándole los delitos de tráfico de armas y tráfico de drogas”.

Por su parte el abogado Oswaldo Pérez Marcano resaltó que por primera vez en la historia jurídica del estado, la representación fiscal actuando de buena fe como lo establece el artículo 105 del COPP, ante la falta de elementos de pruebas que resultaron luego de la investigación que se establece que luego de 45 días, se pudo precisar que el ciudadano francisco Dique no tiene ni tuvo relación alguna con los hechos, ni el procedimiento donde funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado incautaron una cantidad de armas y una cantidad significativa de drogas en un predio conocido “A todo pulmón”, que perteneció al ciudadano Francisco Dique y que para la fecha del procedimiento ya él había vendido y que los bienes enclavados en esos predios no le pertenecían, renunciando a unos predios a través del Instituto de Tierras, en otras palabras no tenía nada que ver con los elementos de convicción en el procedimiento que realizó la Guardia Nacional en El Zamuro y donde se conocía por trabajos de investigación que actuaba un GEDO que realizaba acciones delictivas en esa zona de Delta Amacuro.

Ante la pregunta del entrevistador sobre a quién entonces pertenecía el armamento y la droga, el abogado Oswaldo Pérez aseguró que en ocasión de este caso fue detenido un joven que cuidaba esos predios, lugar donde se incautaron las armas y la droga, este ciudadano fue pasado a la siguiente fase de juicio, se le mantuvo la medida privativa de libertad.

Pérez Marcano aclaró que el Tribunal de Control hizo una solicitud sobre el sobreseimiento a juicio, y esta instancia pondera la circunstancia del caso para luego tomar una decisión de conformidad con el artículo 300 ordinal primero de Código orgánico Procesal Penal que establece que el hecho investigado no puede atribuirse en este caso a Francisco Dique.

Dijo el abogado que “paralelamente a esta investigación, también hay un proceso penal en contra de la ciudadana Omaira Santoyo que está en pleno desarrollo de la investigación, incuso tengo entendido que el Fiscal del Ministerio Público en materia de Drogas, presentó el acto conclusivo y se espera que la juez en funciones de control establezca la fecha y hora a los efectos de realizar esta audiencia preliminar, y ponderar de acuerdo a los elementos de convicción si se decreta el pase a juicio en relación a esta dama”, culminó Pérez Marcano.

A pesar de estar en libertad el señor Francisco Dique, cabe la reflexión hecha por Salvatti al comienzo de su intervención, sobre la pregunta que se hacía ¿quién va a resarcir esos tres meses sin libertad, ese tiempo en el que seguramente algunos medios incluían al señor Francisco Dique como miembro de un grupo delictivo?.

Facebook Comments
Suscríbete a nuestro Canal de Telegram
https://t.me/ElPeriodicoDelDelta
Revisa nuestra sección de anuncios clasificados
Whatsapp - Telegram

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here