¿Y los rojitos? Tucupitenses abarrotan transporte público improvisado

418
0
Compartir
Guindando y como ganado se montan en el transporte improvisado

Cobran entre dos, cuatro y hasta 10 bolívares soberanos el pasaje 

Tucupita.- Como ganado y a todo riesgo, así se “encaraman” los tucupitenses en las unidades improvisadas que unos cuantos particulares han convertido en el transporte público emergente para intentar de palear la actual crisis que presenta este sector en la capital deltana.

Aunque el anterior parezca un párrafo sacado de un cuento de terror, basta ver las imágenes de El Periódico del Delta para constatar que tanto niños pequeños como jóvenes y adultos se montan en camiones 350 cerrados sin ventilación alguna; otros se suben a vehículos de carga que generalmente solo eran utilizados para transportar el ganado, ¿el fin? Poder llegar a casa.

“Allá viene, agarren sus bolsos y pónganse las pilas”, le dijo una de las representantes a varios niños que venían saliendo de la E.B.B. Tarcisia de Romero al final de la calle Bolívar. Acto seguido, se montaron todos en el transporte ganadero que ahora parecía uno escolar en pleno centro de la ciudad; la nota positiva es que este era gratuito, porque un vecino de la comunidad quiso brindar el apoyo ante la falta de autobuses.

Más adelante, ya en la calle Pativilca, frente a la Iglesia San Antonio, otras personas tuvieron que optar por seguir esperado. “Ya tengo varias horas aquí y así como tú ves ese camión 350 full así vienen todos”, comentó la señora Rosa González, que no se atrevió a irse literalmente guindando.
Abusan con lo
precios

 

Hasta los niños y niñas pasan por la calamidad ante el colapso de “los rojitos”

Aunque el pasaje regulado, según la cámara Municipal de Tucupita está en un bolívar soberano, la realidad es otra. “No, un soberano, ¿en dónde?”, se preguntó Alcides Becerra, al tiempo que acotó que “hasta los rojitos de Transdelta cobran Bs.S. 2 en el centro, pero de Hacienda del Medio hasta el Hospital cobran entre 4 y 10 bolívares soberanos, ya sean carros por puesto y algunas busetas”.

Todo este panorama caótico ha sido generado por el colapso del transporte público, que a su vez se ve afectado por la falta de repuestos que reina en el país. La población espera que el gobierno busque salidas ante esta problemática que cada vez se hace más aguda.

FOTO: JOSE G RUIZ
Paradas se muestran abarrotadas de deltanos que ansían un bus
Facebook Comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here