Éramos felices, hasta que un psicópata se cruzó en nuestras vidas

123
0
Compartir

Dr. Crisanto Gregorio león

Sabemos que no tienes ninguna alteración de tu capacidad intelectual, que puedes ser muy listo,  que los delitos que cometes lo haces por tu trastorno antisocial y que violas las leyes por esa misma razón, pero te gusta y eso satisface tu ego, te deleitas en tu psicopatía, te encanta el riesgo y los retos, eso te hace correr la adrenalina que alimenta tu monstruosidad y tu maldad.  Sí,  eres la maldad caminante, eso lo sabemos.  E  igual sabemos que tienes pleno conocimiento de que todo cuanto haces es penado con cárcel, porque tu psicopatía no te exculparía en un proceso penal, es más, sería un agravante porque sabes lo que haces y de tu propensión al crimen.

Sabemos que eres un psicópata y tú también lo sabes, que padeces este trastorno mental, un trastorno antisocial de la personalidad, que no desarrollaste conciencia ni la desarrollarás, que no es una opción esperar que cambies porque no cambiarás, tu mal no tiene curación , solo te metamorfosearás para engañar y continuar con tu juego criminal ; que daría igual llamarte sociópata o psicópata pues ambas alteraciones están plagadas de las mismas taras psicológicas, pero la que tú padeces es más grave. Sabemos que las violaciones que cometes a la ley, a la moral, a la ética y en contra de los derechos humanos se deben a tu psicopatía, pues este tipo de trastorno de la personalidad está íntimamente ligado con tu conducta criminal.
Durante suficiente tiempo te hemos estudiado, te hemos analizado y te hemos aplicado pruebas sin tú ni siquiera enterarte, has respondido a nuestros interrogatorios a pesar de tu glorificada astucia. Sabemos que eres impulsivo, que no te sabes controlar, que tu maldad te controla a ti, que tienes marcados déficits emocionales y conductas violentas contra los demás. También sabemos que te crees un Dios, perfecto, infalible que estás convencido que nadie te supera en habilidades ni en intelecto, ni en brillantez. Igual te conduces con la certeza de que todas las demás personas son cosas, como sillas u objetos de los que te sirves y manejas, que consideras a las demás personas como seres estúpidos y pobres mortales, casi basuritas que no saben que son tus esclavos, o tus títeres, porque los manipulas a tu antojo, con tu histrionismo y elaborada personalidad falsa de carisma y encanto construido para engañar; sabemos que eres un maléfico actor, que teatralizas para que te crean lo que no deben creerte y al revés.
Te manejas sin escrúpulos por tu psicopatía, porque ella te hace incapaz de experimentar culpa por tus delitos y tu desprecio a la ley, a la ética y a las personas. Eres un astuto ladrón, como un robot, un máquina sin sentimientos por lo que no te conviene asumirlos y eres el perfecto artilugio psicópata que corrompe a las instituciones sociales y les hace perder credibilidad, mientras te aprovechas de ellas y de su gente que se creen leales a ti sin darse cuenta que eso no es lealtad sino servilismo, son serviles de un ladrón, hampón, criminal, serviles de un psicópata , que los ha hecho igual a ellos delincuentes y que muchos de esos delitos no prescriben y que al igual que a ti , el largo brazo de la ley les va a alcanzar y les pondrán los ganchos. Sabes, no hay crimen perfecto, todo cuanto hemos descubierto de ti y de tus andanzas, lo tienen otros psicólogos, abogados, periodistas y en muchos diarios en el exterior, y el escandalo alcanzará hasta a quienes hasta ahora te han protegido y alcahueteado.
Hemos podido percatarnos de que eres inescrupuloso , que no tienes remordimiento de las cosas malvadas que haces , que no asumes culpas por ninguno de tus actos y aberraciones , ni cuando denigras de otras personas y las usas para humillar a su vez a otras que consideras tus molestias y enemigos , eres un depredador social, que no tienes empatía , que no te colocas en el lugar del otro u otra cuando envías a otras personas a minimizarlos y a cometer vergonzosos y despiadados actos inhumanos en contra de la persona o la reputación de otro ser humano y que eres un sagaz mentiroso , que te envalentonas aprovechándote de tu circunstancial posición , porque es que siempre te han gustado los puestos o cargos de autoridad porque te hacen sentir poderoso y en ello ocultas tu verdadera personalidad y tu psicopatía.
Haz dejado muchísimos cabos sueltos y aún hay gente que tiene dignidad que ha sido la fuente honorable.
Sabemos de tus aberraciones sexuales, la promiscuidad que hace juego con tu descalabro moral. Si, sabemos en plural de tu censurable conducta y las gentes ofendidas y fíjate que hasta el Espíritu Santo lo sabe.
Te sacias y te regocijas al enfrentar a las personas entre sí, al humillarlas ante sus necesidades y al hacerles que te rueguen y clamen por la intervención de tu poderío.
Sabemos que el dolor ajeno no te altera ni te conmueve, salvo para teatralizar en el que ejerces influjo con tu encanto falso y retorcido, que no te importa sino el éxito de tus elaborados y planificados crímenes.
Sabemos de tus riquezas mal habidas, y quienes son tus testaferros, sabemos de tus trampas y de tus deudas oscuras, a ellos ayudaremos a hacerte preso, ya tienen suficiente material, el tiempo de Dios es perfecto. Eres un falso, mentiroso y promiscuo con grandes deudas con Dios.
«Y como la causa de la causa, es causa de lo causado, que la venganza de Dios te persiga por toda la eternidad, por haber causado la muerte de mi hijo »
Carta que un padre envió a un psicópata por haber propiciado la muerte de su amado hijo autista.
En mala hora la gente feliz tiene la desdicha de que un psicópata se cruce en su camino.

[email protected]

Facebook Comments
Suscríbete a nuestro Canal de Telegram
https://t.me/ElPeriodicoDelDelta
Revisa nuestra sección de anuncios clasificados
Whatsapp - Telegram

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here