Adiós a Dámaso Pérez Sumoza

290
0
Compartir

Lo conocí cuando yo apenas estudiaba cuarto año de bachillerato en el Liceo Néstor Luis Pérez, de Tucupita, a finales de la década de los setenta del pasado siglo. Si no recuerdo mal, el director del Ciclo Diversificado era un docente de sonrisa afable y pegajosa llamado Antonio Arias, quien a falta de profesor de Castellano y Literatura realizó gestiones en la Zona Educativa para que tuviéramos uno.

Recuerdo nítidamente su impecable estampa de profesor bien vestido con su camisa blanca impecable y su envidiable y mejor dotado léxico de sociólogo egresado de la Universidad de Oriente (núcleo de Cumaná). Su desgarbada y enjuta figura quijotesca de lector irreverente lo hizo dueño de mi respeto intelectual y rápidamente, durante los primeros meses del año académico se fue ganando una ferviente admiración intelectual que yo no ocultaba a los ojos de mis demás condiscípulos.

Simplemente Dámaso, como le decíamos sus más allegados amigos, siempre supo granjearse el más puro respeto, tanto a su persona como a las ideas que sostenía y profesaba en círculos académicos y profesionales del Delta a los cuales pertenecía y frecuentaba con su natural solvencia ética e intelectual.

Fundó, junto con otros colegas sociólogos y antropólogos del país, el Colegio de Sociólogos de Venezuela (Seccional Delta Amacuro). Fundó y estableció un mítico establecimiento comercial de fotografía al que nunca le quiso poner un cartel con nombre, pero todos los que lo frecuentábamos por su cálida y fraterna amistad sabíamos bien que su nombre secreto era Foto Estudio Arte. El local le servía para procurarse sus proventos económicos, a la vez que le permitía forjar su obra plástica, porque también fue -ex aequo- un incansable artista plástico y promotor cultural de los más soberbios e inclaudicables.

Nunca supe cuáles vientos lo trajeron al Delta de Alirio Palacios, de Gladys Meneses, de Pedro Barreto, pero se granjeó la bonhomía y admiración que otorga el afecto límpido y pulcro de la más pura amistad. Ahora que ha partido a las ignotas regiones de las esferas celestes y ha volado hasta la paz del Creador, doy fe de su fervor por la filia platónica, ese entusiasmo vital imperecedero que trasciende la muerte, incluso, si es auténtico y genuino como el que Dámaso sembró en las fértiles plenillanuras e intrincados laberintos deltaicos.

La intempestiva e infausta noticia de su partida de la esfera terrestre me subsume en un estado de exasperante desazón ontológica y existencial solo equiparable a la mutilación de un trozo de alma consagrada a la devoción sagrada de la hermandad de espíritu.

Querido Dámaso, ahora que el búho de Minerva ha alzado su vuelo al amanecer, anda y ve y vuela alto y sereno y leve hasta el oriente eterno. Un trago de oporto en loor de nuestra amistad no aplacará el dolor de tu partida, pero sin duda lo hará más llevadero.

Rafael Rattia

Facebook Comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here