Compartir

La migración de venezolanos a diversos países, inexorablemente ha traído como consecuencia que costumbres, gastronomía, tradiciones, sean llevados con ellos donde se asientan. También se crean lazos afectivos con amigos, al tiempo que se entretejen relaciones y hasta echan raíces procreando sus propias familias en el extranjero.

La deltana Rossanny Salazar, periodista de profesión migró a Trinidad y ahora con una hija trinitaria venezolana, Marella Victoria, en un intercambio cultural participa con venezolanos y trinitarios en el proyecto El Puente lo lideran Maria Nuitter, Raquel La Roche y Criston para interconectar estas dos culturas.
En los carnavales de la vecina Trinidad pudo disfrutarse de las Burriquitas de Venezuela, bailada por niños y adultos trinitarios y venezolanos, lo mismo que Moko Jumbies gracias a este proyecto.

La banda Burrokids dirigida por una venezolana y una trinitaria, forma parte del proyecto El Puente, que integra las culturas de estos dos países.

Burrokids es una banda de burriquitas al estilo de la tradición venezolana con niños venezolanos y trinitarios.

Esta es la primera vez que se exponen estas figuras tanto infantil como adulto. Los adultos quedaron en 4to. lugar y los niños en el noveno. Los venezolanos se hicieron sentir en los carnavales 2023 de Trinidad con Las Burriquitas y Moko Jumbies, algo inédito, contó Salazar.

Los trajes son hechos a mano por estos cultores venezolanos y dos trinitarios que lideran el proyecto, Raquel La Roche y Criston.

María Nuitter es una venezolana que por más de 25 años se ha dedicado a promover la cultura en Venezuela, pero que ahora impulsa la preservación de las tradiciones en Trinidad y Tobago.

Nuitter, nació en Choroní, estado Aragua, Venezuela, llegó a Trinidad y Tobago hace cuatro años y desde entonces ha trabajado muy duro promoviendo la confección y el baile del disfraz de La Burriquita.

Junto a su esposo Virgilio Espinal, un grupo de amigos locales realiza el proyecto El Puente, que busca unir las culturas la de Trinidad y Tobago y Venezuela para contribuir a la integración de los niños.

El Puente es uno de los cinco proyectos ganadores del concurso cultural, e incluye La Burriquita como tradición venezolana y Moko Jumbies de Trinidad y Tobago.

Marella Victoria trinitaria-venezolana es la más pequeña de la banda

BurroKids ha preparado a 16 niños trinitarios y migrantes venezolanos. Entre ellos, Marella Victoria Rodríguez Salazar quien nació en Trinidad en 2020, hija de la periodista venezolana Rossanny Salazar, el proyecto El Puente tiene su sede en el laboratorio Granderson de Alice Yard en Belmont, Puerto España. Allí pasan los sábados por la tarde aprendiendo las historias de ambas tradiciones, cómo hacer los trajes y cómo bailarlos o usarlos.

Rossanny Salazar como migrante y como madre de una niña trini- venezolana expresó «me siento orgullosa que mi hija esté participando en este proyecto, ella está aprendiendo sobre las raíces de sus dos nacionalidades y está representando con orgullo nuestra cultura, mi hija Marella es la BurroKids más joven con 2 años y 9 meses».

Rossanny Salazar junto a los otros integrantes del proyecto Puente

Deja un comentario