Nuestra Óptica: Madre, un ser maravilloso e insustituible

13
0
Compartir

Por Gerónimo Figueroa Figuera
CNP: 569

En homenaje a María Jesús Figuera de Figueroa mi madre, Amadora López mi suegra, ambas fallecidas. Igualmente a mi esposa Tomasa Romero, a mis hijas Adriana, Celiana y Taniuska que también son madres. A mis hermanas Dorila, Eudorina, Sonia, Yunnia (EPD), Eyalitza y María, que también son madres. A las madres guerreras de este grupo, así como a las de Venezuela y el mundo.

¡Madre! Es la que durante nueve meses nos mantiene dentro de su vientre. En ese tiempo tiene que consumir mas alimentos de los que acostumbra normalmente cuando no está en estado de gravidez, porque está consciente que parte de lo consumido es para nosotros durante esos nueve meses. Igualmente, durante ese tiempo nos habla tocándose su barriga y durante esos nueves meses es la única que siempre está a nuestro lado, sufre dolores por nuestro comportamiento mientras estamos en gestación, pero no se queja, sino que mas bien se ríe por saber que estamos bien y que pronto vendremos al mundo.

Después que nacemos nuestra madre empieza todo un trajinar para alimentarnos los primeros días, meses y años; hasta que entramos en la edad de ir a la escuela. Empiezan las primeras orientaciones caseras para que asimilemos las clases impartidas por los diferentes maestros y profesores en las escuelas, liceos y universidades, hasta que llegamos a la meta y formamos nuestra propia familia. Sin embargo, durante todo el tiempo que continuamos en la vida y hasta que nuestro señor nos separa, seguimos siendo sus “muchachitos”. Por eso es que, MADRE HAY UNA SOLA y nunca podrán sustituirla.

Las madres en tiempos reales cuando sus hijos están amenazados, se convierten en una “fiera” y sin mirar para ningún lado, hacen lo que sea necesario, inclusive a riesgo de su propia vida, para protegernos.

En estos tiempos que vivimos en nuestro país, muchas madres viven cargadas de angustias y desesperación porque muchas veces no tienen dinero para comprar los alimentos necesarios en el mercado, pero en algo que si es común para todas las madres venezolanas, es la preocupación cuando los muchachos no han llegado de la universidad, de los liceos o de las escuelas primarias, cuando se trata de estudiantes, y del trabajo cuando se trata de jóvenes trabajadores, precisamente por la alta inseguridad que se vive en Venezuela, donde un par de zapatos o un celular tiene mas valor que la vida de un joven.

En las ciudades venezolanas las casas han sido convertidas prácticamente en “cárceles”, las puertas han sido forradas en hierro para resguardarse y evitar en lo máximo ser víctimas de la violencia y raterismo que cada día es mayor. En ese sentido, cuando los jóvenes por alguna circunstancia tienen que salir a la calle o asistir a una fiesta en la noche, la madre se encomienda a Dios y todos los santos existentes para pedirles por favor que protejan a sus hijos.

En Venezuela, de acuerdo a la última encuesta de Meganálisis realizada del 26 de marzo al 30 de marzo 2022, el 48% de los hogares venezolanos esta presidido por una mujer, o sea, por una madre, que hace también la función de padre. Esas madres empiezan la faena muy temprano, a las cinco de la mañana preparan café y desayuno, despiertan a los niños y les preparan la lonchera y el morral, luego llevan a los niños a la escuela, que por lo general es todo el día. Hay quienes tienen carro y las que no, los llevan en autobús, camioneta o el metro, y luego se van a sus trabajos.

Al salir del trabajo, la mayoría de las madres van a la escuela a recoger a los muchachos y luego regresan a la casa a chequear las tareas escolares de los niños, preparan la cena y duermen temprano porque mañana hay que madrugar nuevamente. Algunas madres tienen suerte y son ayudadas en eso por hermanas o por su propia madre, o sea, la abuela de los muchachos.

El día de la madre no sabemos desde cuando se aplica, pero desde que tenemos uso de razón, siempre hemos visto en los periódicos y la televisión, y escuchado en la radio, propaganda que cuando se acerca el día de la madre, la incitación siempre es a comprar regalos, donde se pudiera interpretar que si el hijo no regala una lavadora, un televisor, un teléfono o cualquier objeto promocionado por las cuñas publicitarias, aparentemente no sería buen hijo, cuando la verdad verdadera, es que las madres lo que más quieren es amor y compresión por parte de los hijos. Sin duda que esos objetos pudieran llegar a la casa de la mamá cualquier día del año, sin que prive ese día tan especial para las madres, pero muy distorsionado por el comercio.

Cuando abrazamos y besamos a nuestras madres, ellas consideran que esa acción tiene más valor que cual objeto material, porque para la madre, lo más importante es el amor y la comprensión de los hijos. Igualmente, tampoco podemos hacer inventario de lo que vamos a gastar en regalos diciendo: con esto resuelvo a la abuela, con esto a mi mamá, con esto a la esposa y con esto a las hijas que son madres. Porque lo más importante es el amor hacia ellas como buenas guerreras.

Siempre recuerdo a la “vieja” María Jesús Figuera de Figueroa, mi madre, QEPD, cuando nos presentábamos a la casa con dos o tres regalos, ella los tomaba y sin mirarlos los colocaba en los muebles, nos abrazaba y nos besaba, en señal que para ella era más importante nuestra presencia que cual cosa material, y así son todas las madres del mundo. Por eso afirmamos, LA MADRE ES UNICA Y NUNCA PODREMOS SUSTITUIRLA. En el caso de nosotros los hombres, es posible que haya alguna mujer que pueda llegar a nuestra vida queriéndonos y amándonos mucho, pero jamás podrá sustituir a ese ser tan maravilloso como la MADRE.

Gerónimo Figueroa Figuera

Facebook Comments
Suscríbete a nuestro Canal de Telegram
https://t.me/ElPeriodicoDelDelta
Revisa nuestra sección de anuncios clasificados
Whatsapp - Telegram

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here