Foto: referencial.
Compartir

Lizeta Hernández, gobernadora del estado Delta Amacuro, denunció el lunes que las conexiones de oxígenos instalados en el hospital Covid de Tucupita, fueron quemados por personas desconocidas.

Hernández dijo que estos conectores fueron quemados el domingo por la noche, lo que para ella se trata de un nuevo “sabotaje” al centro de salud, aun en medio de la emergencia sanitaria.

La funcionaria lamentó los hechos sucedidos, sin embargo, dijo que no hubo mayores sorpresas debido a que era algo que intuía previo al incidente.

“Me quemaron las conexiones de oxígenos, está bien, no importa, yo las volveré a poner”, manifestó el lunes durante un encuentro político con los vecinos de la parroquia Argimiro García de Tucupita.

Deja un comentario