El pirata de los piratas, vigilando la costa

43
0
Compartir

Dr. Crisanto Gregorio León

Los contrabandistas y delincuentes, traficantes de sustancias ilícitas y de  drogas, aun sabiendo que la mayor cuantía de las mercaderías ilegales e ilícitas les acarrearían superiores sanciones, pues verbigracia entre mayor alijo mayor pena ; igual declaran con enojo y asombro, con ánimo de denuncia incluso, que esa no era la cantidad de mercancía que había sido decomisada , que faltaba , que era muy superior a la que dejaban constancia los funcionarios actuantes , que esos no eran los inventarios, que alguien de manera intencional había insaculado la mercadería de contrabando en momento oculto para que aparecieran asombrosamente  los precintos intactos. Toda la ruindad de un hampón que pierde el pelo pero no las mañas, y del que podríamos señalar que por sus resabios perdió su ascenso. 

Era denuncia consuetudinaria de los delincuentes que entre los funcionarios había uno más delincuente que ellos, un funcionario que los supera  en cinismo, perversión y astucia y  que se queda  con toda la mercancía o con el 75 % de la droga, pero que esas cantidades que reflejaban las actas no eran las cantidades de mercancías y mercaderías que los delincuentes llevaban al momento de la captura y del decomiso. Que alguien se estaba robando la droga decomisada cuando ya no estaba en manos de los delincuentes. Que en el expediente se reflejaba menos cantidad de la incautada, cuando en realidad era más peso y más cantidad.

Un mañoso hombre, de rango inferior al de General que no pudo obtener mayor graduación por sabotear su propio ascenso por corrupto y con muchos expedientes disciplinarios, de averiguaciones administrativas abiertas, e incluso criminales; esta vez no le valieron ni sus grabaciones voyeristas, ni sus careos, ni sus monos voladores, ni sus chismes, ni sus mentiras, ni su maldad, ni su corrupción, ni su ruindad,  ni sus trampas. Sus superiores, gente honorable, integra, honesta y decente  lo declararon no apto para ascender, pues lo conocen tal cual es y que ahora para desgracia y afrenta de la institución se encontraba , atracando en la costa , vigilando en la costa, pirateando a los piratas.  

Aquél decían los delincuentes capturados, mientras señalaban a un militar retirado que salía de su oficina disparado con todas las características del caminar psicopático, que iba corriendo como un loco enfermo como si alguien lo persiguiera, se trataba del pirata de los piratas. Es un delincuente uniformado, que deshonra la fuerza a la que perteneció y es más criminal y delincuente que los criminales y delincuentes que captura, pues los desvalija y se queda con el alijo.

Refieren algunos de sus cursos ya con el grado de Generales, « quien no lo conoce, todos sabemos de su vida parasitaria y criminal, es sumamente corrupto,  dañó su propio ascenso, se auto saboteó ». «Todos saben del mañoso infame quien con toda jactancia se pasea como si fuera íntegro y honesto y es un vulgar delincuente». «Es la deshonra de la institución». Ojo, hay Generales íntegros.   

 Sí, es particularmente siniestro , siempre anda buscando a quien embarrar para tapar sus faltas , hacer teatro y alardear de que capturó a un corrupto, para ensuciar a otros y arrogarse falsas banderas de moralidad. En fin, para despistar y que las miradas  escrutadoras se alejen de él.  

Se hizo tan impopular y tan despreciable por su desfachatez y criminalidad usando uniforme para piratear, que los criminales no tenían de otra que contactarlo para negociar antes de atravesar la ruta que vigilaba el “pirata de los piratas”. Para eso es un as, un asqueroso,  pues le place psicopáticamente  que lo corrompan y él se deja corromper.  Este desalmado psicópata militar retirado tuvo que ser despojado de esas funciones con los mismos fundamentos deshonrosos por los cuales se le negó el ascenso. Como cochino mierdero, nunca ha aprendido lo que es la honestidad ni la decencia.  Y solo los burros del mismo pelo, cuando se ven se saludan.

Es obligatorio expresar,  que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. ¿Sí?

crisantogleon@gmail.com

Profesor Universitario/Abogado/Periodista/Psicólogo/ Escritor

Facebook Comments
Suscríbete a nuestro Canal de Telegram
https://t.me/ElPeriodicoDelDelta
Revisa nuestra sección de anuncios clasificados
Whatsapp - Telegram

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here