Compartir

CARACAS – Romel Guzamana, presidente del Parlamento Amazónico, alertó  sobre el  ecocidio que se practica bajo el consentimiento del gobierno en las zonas ambientales, parques naturales y monumentos, mediante los derrames petroleros, la contaminación de mercurio y venenos que están afectando a la Amazonia venezolana y otras regiones del territorio.

“Cuando hablamos de los derechos ambientales de nuestro país nos referimos al genocidio, que es incalculable, para la reparación de esos daños que se están ocasionando (…) Es necesario saber que sin la biodiversidad no hay vida en el planeta”, advirtió el diputado.

Agregó que la Constitución señala que el Estado debe proteger el ambiente, los recursos genéticos, los procesos ecológicos, parques nacionales, monumentos naturales y las áreas de especial importancia ecológica.

El parlamentario dijo que Venezuela posee gran diversidad biológica, reservas de agua dulce, riqueza en mares y además, tiene 40 % de territorios con parques nacionales y una extensa Amazonia distribuida en los estados Amazonas, Delta Amacuro y Bolívar que, en conjunto, se consideran servicios ambientales.

“Paradójicamente, el gobierno destruyó esta institución democrática ambiental de Venezuela”, lamentó.

Contrarrestar los daños

Guzamana propuso cinco puntos para minimizar el impacto ambiental que ha generado este gobierno, como son atender la reparación del daño ambiental en el lago de Maracaibo, que ha afectado a poblaciones de Zulia, Mérida y Trujillo con los continuos derrames de petróleo.

Atender el lago Tacarigua o lago de Valencia, cuyo impacto incide en Carabobo y Aragua; como tercer aspecto, asistir los espacios marinos costeros afectados por la actividad de las refinerías petroleras, sobre todo las áreas protegidas que afectan a Falcón, Carabobo y Anzoátegui.

Atender el tratamiento del coque derivado de la actividad de las refinerías petroleras y la quema del gas a la atmósfera y por último, evaluar la actual política minera y el uso del mercurio en el sur del territorio y especialmente en el Parque Nacional Canaima.

El presidente del Parlamento Amazónico destacó que la contaminación se está extendiendo y Venezuela tiene un arco minero que destruye  todo el ambiente y a los pueblos indígenas que son los amos de esas reserva.

Finalmente, pidió a la Asamblea Nacional que preside Juan Guaidó, consignar ante la Alta Comisionada de los DD.HH. de la ONU, el informe de la Comisión de Ambiente donde se detallar la realidad ambiental que padece Venezuela y los lugares críticos que han sido destruidos por órdenes y descuidó el gobierno de Nicolás Maduro.

LA VOCE D´ITALIA

Deja un comentario