Descubre al psicópata entre junio y agosto

84
0
Compartir

Crisanto Gregorio León

La psicopatía o personalidad psicopática es un trastorno antisocial de la personalidad. Se caracteriza por una alteración del carácter o de la conducta social y no comporta ninguna anormalidad intelectual. Los enfermos de psicopatía (psicópatas) son personas que pueden cometer actos delictivos muy graves sin mostrar ningún tipo de sentimiento de culpa.

El psicópata es el enfermo que sufre un trastorno de personalidad caracterizado por un comportamiento eminentemente antisocial, siendo frecuente la realización de actos en donde se infringen las leyes, ya sean hurtos, estafas o similares, pudiendo llegar hasta el secuestro o la agresión contra sus semejantes.

El Psicópata, posee una personalidad, que sin llegar a ser una enfermedad mental, sin embargo es anormal. Es muy difícil conseguir que un psicópata deje de vulnerar las normas sociales y legales.

Los psicópatas suelen seguir una serie de pautas que permiten su identificación. Son fríos y calculadores y cometen todo tipo de delitos y crímenes sin presentar ningún atisbo de remordimiento. Hay algunos síntomas que son comunes en este tipo de enfermedad: Se muestran distantes y ajenos a los sentimientos del prójimo, tienen una personalidad manipuladora,  no les importa cruzar la línea de lo correcto y no siguen la reglas de convivencia normales, les atrae el riesgo, suelen tener conductas adictivas , no tienen remordimientos después de cometer todo tipo de delitos graves, son crueles, distinguen perfectamente entre lo que está bien y lo que está mal, no suelen tener relaciones personales estables – son promiscuos- , su vida está regida por el pragmatismo y los sentimientos no importan , no tienen miedo a ser castigados por sus crímenes, su vida es aparentemente normal.

A veces, para una mente entrenada basta un despreocupado o desprevenido encuentro con el paciente, o una no muy elaborada entrevista para identificar a un psicópata, o a un psicópata criminal.  Pero hay quienes se logran camuflar habilidosamente  y entonces es laboriosa su prognosis.  La observación cercana y evaluación por un mes  y prolongada durante dos años es suficiente para detectar al psicópata y es demasiado tiempo. El diagnóstico del trastorno de la personalidad antisocial se basa normalmente en una evaluación psicológica que explora los pensamientos, sentimientos, relaciones, patrones de conducta y antecedentes familiares. Antecedentes médicos y personales.

Afecta más a los hombres que a las mujeres. Los psicópatas suelen llevar una vida aparentemente normal, aunque en ocasiones se salen de esa normalidad para protagonizar actos delictivos que pueden llegar al nivel de agresiones e incluso asesinatos.

La principal característica de un psicópata es la imposibilidad de crear relaciones afectivas ante su entorno y de sentir remordimiento ante situaciones que normalmente lo provocaría.

Seguramente en algún momento usted ha podido presenciar  episodios de un psicópata, sin saber que su protagonista es un psicópata; porque a usted ni le viene a la cabeza que por ejemplo esa persona que ve muy correcta, en realidad sea alguien con este trastorno de la personalidad.   Se la diagnostica, según el DSMIV (Manual de diagnóstico de Psiquiatría) dentro de los Trastornos de Personalidad, como un trastorno antisocial de la personalidad.

Peligroso es por ejemplo un personaje que deba gerenciar o liderar grupos y que sencillamente es nombrado o designado en ese cargo sin tamizar su mente con ninguna prueba psicológica. Cuando para esos desempeños es urgente practicarles a los aspirantes el test de psicopatía de Robert Hare, por ejemplo.

¿Cómo puedes identificar el Perfil psicológico de un psicópata? Si quieres saber cómo actúa un psicópata o sospechas que alguien de tu círculo puede serlo, presta atención a los siguientes rasgos: 1.- Tienen cierto nivel de encanto personal, seducen a las personas para luego manipularlas. Sin embargo, dicho encanto es tan solo superficial. 2.- Suelen ser   personas frías y calculadoras, planifican cada acto para obtener un beneficio personal y manipulan a su voluntad todo lo que les rodea.  3.- A pesar de tener un temperamento frío, si algo no sale como ellos esperan, los psicópatas pueden ser muy agresivos e impulsivos. Cuando algo se sale de sus planes, se convierten en una bomba de tiempo, es por ello que se les relaciona con crímenes altamente agresivos. 4.- No se preocupan por las demás personas aunque estas sean seres queridos, carecen de empatía y son incapaces de sentir si hacen daño o no a una persona con sus actos. No obstante, son personas observadoras y conocen los límites, otro tema es que decidan o no sobrepasarlos. 5.- Suelen actuar al margen de las normas legales, y como ya hemos mencionado, si pierden los estribos, pueden llegar a ser personas potencialmente peligrosas.

Actualmente, la psicopatía se contempla como un trastorno disocial de la  personalidad y para diagnosticarla se le deben encontrar  al paciente como mínimo tres de las siguientes características: 1.- Una cruel despreocupación por los sentimientos de los demás y falta de empatía.  2.- Actitud marcada y persistente de irresponsabilidad y despreocupación por las normas, reglas y obligaciones sociales. 3.- Incapacidad para mantener relaciones personales duraderas, muy baja tolerancia a la frustración o bajo umbral para descargas de agresividad, dando incluso lugar a comportamientos violentos. 4.- Incapacidad para sentir culpa y aprender de la experiencia, en particular del castigo. 5.- Marcada predisposición a culpar a los demás o a ofrecer racionalizaciones verosímiles de su comportamiento conflictivo.

Para el doctor Robert Hare, investigador sobre psicología criminal, los criterios que definen a la personalidad psicopática son algunos de estos: Gran capacidad verbal y un encanto superficial, Autoestima exagerada. Constante necesidad de obtener estímulos y tendencia al aburrimiento. Predisposición a mentir de forma patológica. Comportamiento malicioso y manipulador. Falta de culpa o de cualquier tipo de remordimiento. Afectividad frívola, con una respuesta emocional superficial. Falta de empatía, crueldad e insensibilidad. Estilo de vida parasitario. Falta de control sobre la conducta. Vida sexual promiscua. Historial de problemas de conducta desde la niñez. Actitud impulsiva. Comportamiento irresponsable. Incapacidad patológica para aceptar responsabilidad sobre sus propios actos.

En cuanto al estilo de vida parasitario, es vivir como un parásito. Los psicópatas viven de aprovecharse de los recursos de los demás, es decir;  viven de los recursos de los otros , sean persona naturales o jurídicas, y como cualquier parásito, se alimentan, se nutren de las personas y de las oportunidades que tienen alrededor  y hasta crean los escenarios para lograrlo;  pero podemos ilustrar con un caso de estudio , de corrupción en la administración pública,  como el psicópata y corrupto que chupa, chupa y chupa los recursos de algún organismo y se reinventa para vivir parasitariamente en distintos órdenes criminales y repiensa y replantea  formas y maneras para robar, sin que nadie sospeche que es un psicópata y un hampón, y en eso tiene toda una red delictiva parasitaria que le obedece.    

Los psicópatas son depredadores criminales y corruptos.

Asesor de gestión

[email protected]

Facebook Comments
Suscríbete a nuestro Canal de Telegram
https://t.me/ElPeriodicoDelDelta
Revisa nuestra sección de anuncios clasificados
Whatsapp - Telegram

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here