Estudio israelí sobre Ivermectina: Reduce duración de la infección por COVID-19

29
0
Compartir

Un experto israelí en enfermedades tropicales afirma tener nuevas pruebas de que la ivermectina, un fármaco utilizado para combatir los parásitos podría ayudar a reducir la duración de la infección de las personas que contraen el coronavirus.

El profesor Eli Schwartz, fundador del Centro de Medicina del Viajero y Enfermedades Tropicales del Centro Médico Sheba de Tel Hashomer, completó la semana pasada un ensayo clínico del fármaco ivermectina, aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU., un agente antiparasitario de amplio espectro que también ha demostrado combatir los virus.

En el estudio, con doble enmascaramiento y controlado con placebo, participaron 100 personas con casos leves o moderados de la enfermedad que no habían sido hospitalizadas por el virus. En él se comprobó si la ivermectina podía acortar el periodo de diseminación del virus, permitiéndoles dar negativo en las pruebas de coronavirus y abandonar el aislamiento en sólo unos días.

Según sus datos, aún inéditos, Schwartz afirmó que el fármaco demostró ayudar a “curar” a las personas del virus en sólo seis días. Además, las probabilidades de dar negativo en las pruebas de coronavirus eran tres veces mayores en el grupo que recibió ivermectina que en el que recibió placebo, declaró a The Jerusalem Post.

“Desde el punto de vista de la salud pública, la mayoría de los pacientes con coronavirus son casos leves, y el 90% de estas personas se aíslan fuera del hospital”, dijo Schwartz. “Si se dispone de algún tipo de fármaco que pueda acortar la duración de la infecciosidad de estos pacientes, sería dramático, ya que así no infectarían a otros”.

Además, en lugar de aislarlos durante un mínimo de 10 días y quizá más, este periodo podría acortarse, lo que beneficiaría a la economía.

Por último, aunque el estudio de Schwartz no se centró en esto, dijo que los resultados indican que es probable que, si la ivermectina se administrara al principio de la enfermedad, podría evitar el deterioro y la hospitalización.

Schwartz está preparando los datos de su estudio para su publicación. El lunes tiene previsto presentar sus conclusiones al Ministerio de Sanidad y también presentará un informe a la FDA.

Desde abril, ha habido muchos ensayos y análisis que sugieren la eficacia de la ivermectina contra el nuevo coronavirus. Pero sólo unos pocos se han llevado a cabo de forma efectiva como pruebas a doble ciego y controladas con placebo, como la de Schwartz.

“No hay datos suficientes para que el Panel de Directrices de Tratamiento de la COVID-19 recomiende o no el uso de la ivermectina para el tratamiento de la COVID-19”, dijeron los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. en un comunicado el pasado jueves. “Se necesitan resultados de ensayos clínicos con potencia adecuada, bien diseñados y bien realizados para proporcionar una orientación más específica y basada en la evidencia sobre el papel de la ivermectina en el tratamiento del COVID-19”.

Sin embargo, los NIH verificaron que, para otras indicaciones, “la ivermectina ha sido ampliamente utilizada y es generalmente bien tolerada”.

“La ivermectina es un agente terapéutico químico, y tiene riesgos significativos asociados”, dijo al Post el profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalem Ya’acov Nahmias.

“Deberíamos ser muy cautelosos a la hora de utilizar este tipo de medicamentos para tratar una enfermedad vírica de la que la gran mayoría de la población se va a recuperar incluso sin este tratamiento”, dijo.

Cuando Israel lanzó su campaña de vacunación masiva, hubo muchos que creyeron que ya no sería necesaria la medicación, dijo Schwartz.

“Ahora sabemos que esto era una ilusión”, dijo. “Incluso en Israel, no todo el mundo se vacuna. Hay una población bastante grande de jóvenes menores de 16 años para los que pasarán al menos meses hasta que tengamos una vacuna para ellos. Y si se mira a nivel mundial, vacunar a todo el mundo llevará unos cuantos años”.

Dado que la ivermectina está aprobada por la FDA, no es necesario demostrar su seguridad, dijo Schwartz. Más bien, sólo hay que recibir la aprobación para su uso en esta nueva indicación, dijo.

Schwartz dijo que espera que el nuevo estudio “sea una piedra angular para conseguir este permiso”.

“Las cifras no son altas, pero son lo suficientemente convincentes como para abrir las puertas a más estudios y a su uso preliminar, especialmente cuando no tenemos nada más que ofrecer”, dijo.

JERUSALEM POST

Facebook Comments
Suscríbete a nuestro Canal de Telegram
https://t.me/ElPeriodicoDelDelta
Revisa nuestra sección de anuncios clasificados
Whatsapp - Telegram

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here