“Nostra” universitaria

108
0
Compartir

Crisanto Gregorio León

La nostra universitaria es la existencia de asociaciones clandestinas, regidas por la conspiración y el silencio alcahueta, que ejercen el control de algunas actividades académicas, económicas y de subgobierno.

La nostra universitaria es una forma de criminalidad organizada que no solo está activa en múltiples campos ilegales, sino que reservándose la soberanía a las legítimas autoridades, tiende también a ejecutar funciones de pseudo autonomía.

Se trata pues de una forma de criminalidad que presupone algunas condiciones: la existencia de un sub gobierno de tipo clandestino o paralelo al legalmente instituido que persigue para sí el monopolio y la regencia de los menesteres universitarios; una organización que se desvincula de la auténtica autoridad del alma mater y desconoce con argumentaciones pseudo académicas , la ley de universidades y sus propios reglamentos ; con la existencia de verdaderas estructuras, mafias y redes internas de corrupción con celestinaje para obrar a su modo , imponiendo también trochas para negociar títulos o diplomas  y entregarlos sin haber cumplido las obligaciones estudiantiles .  Sin asistir a clases, sin defender tesis o defendiéndolas en fotografías, o plagiando tesis para lo cual tienen su mercado interno, además del robo y hurto de las donaciones y otros recursos propios de la universidad.  

La definición expuesta describe exhaustivamente el fenómeno desde la base de la observación de las condiciones en las que se encuentra cualquier universidad sea cual sea su adjetivación, donde acontecen extrañas e inexplicables cosas , justo después de sorprender en flagrancia algunos tentáculos operativos u operadoras que se imponen por encima de las leyes , las normas y los reglamentos y en burla de la filosofía y el honor de la universidad , donde lo inexplicable obtiene su respuesta en los negociados , en el amiguismo complaciente , los compadrazgos y los intereses inconfesables , connivencias  en miles y miles de dólares , que más valdría que colocaran de una vez y descaradamente un cartel con el siguiente letrero «si usted paga  no tiene que asistir a clases, le damos una tesis plagiada y le garantizamos su título.»

La progresiva y aviesa desobediencia de los lineamientos que favorecen la armonía y la rectitud universitaria , implican en estas mafias la alienación de cualquier cerebro académico , donde los representantes de la «nostra universitaria» , algunos profesores o profesoras  y otras autoridades infiltradas , anti líderes , que se sienten intocables , manejan la universidad como un latifundio propio , aprovechándose de la administración de las dependencias que les han confiado y en cuya relación con el resto de la comunidad , se apartan del verdadero espíritu universitario y de las directrices de la autoridad legal y superior – salvo contubernios –  , la alienación de la nobleza universitaria y en cuya relación con el resto de la comunidad usurpan funciones y se apoderan de las riendas , de los destinos , sorprendiendo la buena fe e irrespetando a estudiantes y  a profesores que sí cumplen sus funciones y obligaciones; reduciendo a conclusiones bizarras en el sentido anglosajón , lo que la rectitud y la corrección presenta viable ,  claro y  diáfano  a la luz de la ética ; solo con el objeto de descalabrar y desmoralizar con toda la intencionalidad la rectoría legal. Bajo un aparente asentimiento de las políticas legítimas de la universidad, se usurpan funciones y se arrogan atribuciones por encima del organigrama institucional, violando la confianza encomendada y quien manda y dirige es la « la nostra universitaria »

El auténtico sistema académico sostenido sobre todo por mentes superiores, se ve perseguido y arropado por mentes criminales. Y la diáfana y progresista actividad administrativa, hostigada por los gobiernos internos clandestinos y alcahueteados verbigracia por decanos o directores que mancillan el honor universitario.

Las tareas de estas « uniones o hermandades », « pequeños gobiernos en el gobierno universitario», permiten la corrupción, la gestión del tráfico de  influencias, negociados entre ladrones académicos, cometiendo cócteles de delitos o como se dice en derecho concurso de delitos. Y más en general, entre el personal administrativo, obreros y la nueva población de estudiantes o ciclo de relevo que son la población que trae más dólares para llenar los bolsillos de la «Nostra Universitaria» mofándose de la universidad y usándola como los tratantes de blanca.

Por lo que hay que luchar, por adecentar nuestras universidades, esto es una realidad que no debería tener cabida en la casa que vence la sombra, pues debe tratarse de gente sana llamada para generar saber y conocimiento  y no para robar el saber, no construir saber, ni  plagiar el saber, ni para que sus autoridades se enriquezcan en corruptelas académicas. Parecen bipolares, pero son criminales enconchados en las universidades y se hacen los « huevones » y se las dan de arrechos para que no los interpelen, caminando ligerito creyéndose importantes y son una vergüenza ciudadana por inmorales y corruptos. Qué diría tu padre y tu madre de ti, cuando te formó con principios y ahora eres peor que un azote, una lacra social, una lacra académica y   – quod caelum et infernum, spectant te exspectat – el cielo te está mirando y el infierno te está esperando.  

[email protected]

Profesor Universitario / Abogado / Periodista / Escritor

Facebook Comments
Suscríbete a nuestro Canal de Telegram
https://t.me/ElPeriodicoDelDelta
Revisa nuestra sección de anuncios clasificados
Whatsapp - Telegram

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here