Ministra del PPPRIJP Carmen Meléndez

221
0
Compartir

Crisanto Gregorio León

Ciudadana Ministra, respetuosamente, por este medio en carta abierta, solicito a usted una entrevista en la que le haré saber de manera informal  asuntos que le conciernen a su Ministerio y que estoy seguro una vez tenga la información tomará las medidas del caso. Lo expondré a usted y solo a usted. Soy el vocero de mucha gente descontenta que tiene temor y que ante las bravuconadas de algunos o algunas pérfidos actores, están llenos de crispación por los atrevimientos y las mañosas prácticas de muy malos ciudadanos.

Muchas son las irregularidades que quiero hacerle saber para que con la templanza que la caracteriza, entonces usted seguro hará que  la institucionalidad retome sus fueros. En Dios confiamos. Porque nos negamos a creer que  por compadrazgos no tenga remedio el mal que le expondré.  

Como ciudadano es mi deber también hacer contraloría social y máxime si se trata de la institucionalidad. Aun cuando la CRBV no establece explícitamente el concepto de contraloría social, si habla de control, control social o control de la gestión, presentando la noción de soberanía popular como diversas maneras mediante las cuales los ciudadanos tenemos derecho y estamos obligados a participar  en la gestión pública.

En el argot del foro utilizamos una expresión por la cual los culpables se descubren porque empiezan a excusarse sin que nadie se los pida. Así decimos  excusatio non petita accusatio manifesta. La traducción literal es ‘excusa no pedida, acusación manifiesta’. Significa que todo aquel que se disculpa de una falta sin que nadie le haya pedido tales disculpas, se está autoinculpando como autor de la falta.  

Esto lo digo, por si alguien se adelanta para desmentirme y le afirme que lo cierto es falso y que lo falso es cierto,  pues tenga usted la certeza de que son culpables los adelantados  o sus enviados.

La patria es mujer y usted es una representación de la patria. La patria nos llama y nos exige atención. Tenemos la certeza que en su caso no habrá un silencio cómplice y por eso le escribo. Porque a quien le hago saber lo que a usted expondré en privado y que es de interés público, siempre le da sordera y una epilepsia acomodaticia para no resolver.

Mi vida está en riesgo, por cuanto hay amenazas vedadas por parte de los involucrados y sus títeres.   Mi padre en vida fue Teniente Coronel de la Guardia Nacional y es por lo que guardo con respeto y decoro que el honor es la divisa.

El mundo no está en peligro por las malas personas sino por aquellas que permiten la maldad.”, pensamiento este de Albert Einstein

[email protected]

Abogado / Periodista

Facebook Comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here