38 años de la inauguración de la catedral “Divina Pastora” de Tucupita

41
0
Compartir

Para el 26 de septiembre del presente año, la monumental catedral “Divina Pastora” de Tucupita, capital del estado Delta Amacuro; celebra con beneplácito su aniversario número 38, de ser inaugurada por el ciudadano Presidente de la República de Venezuela, Dr. Luis Herrera Campins, el 26 de septiembre del año 1982, hoy bajo la administración del Vicariato Apostólico de Tucupita, representado por el Obispo Monseñor Ernesto Romero.

la catedral “Divina Pastora”, ocupa un sitial especial en el corazón de los habitantes del estado Delta Amacuro, y la capital deltana; la exhibe en la actualidad con orgullo. Ante su perfección los turistas y visitantes no pueden pasar por alto taL magnificencia arquitectónica, por ello se ha construido como eje fundamental de la ciudad; tomando en cuenta lo que representa: “La Casa del Señor”.

La construcción de esta, se inició en el año 1959, siendo gobernador del Territorio Federal Delta Amacuro, el señor. Don Luis Fernando Aranguren; hijo ilustre del Delta Amacuro, quien celebró el primer contrato para la construcción de la catedral, para esta obra no hubo contribuyentes de personas ni entidades.

La catedral es una obra de arte y simboliza la culminación de los esfuerzos al servicio de la iglesia, por parte de una congregación religiosa representada por el Obispo Monseñor Argimiro García de Espinosa.

En Tucupita, capital del Territorio Federal Delta Amacuro, el día 26 de septiembre del año 1982, fecha memorable en nuestra corta carrera histórica regional; vio Monseñor Argimiro de Espinosa, culminar una de sus más apreciadas aspiraciones, la culminación después de 26 largos años de perseverancia y dedicación del proyecto de la catedral “Divina Pastora” de Tucupita, y de su sede obispal. Obstinado y paciente jamás desmayó en una idea hija de su imaginación y constancia, que recuerda por su perseverante empeño a aquellas grandes obras que negaron a la humanidad otros dignatarios de la iglesia católica.

Monseñor Argimiro Álvaro García de Espinosa, ofreció a la sociedad deltana y al pueblo de Venezuela, el conjunto arquitectónico más hermoso del oriente del país.

Facebook Comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here