En la tierra del agua sus habitantes mueren de sed

34
0
Compartir

Tucupita-. Las manifestaciones de protestas realizadas por los residentes y vecinos de las diferentes comunidades deltanas, se encuentran a la orden del día. La inmensa mayoría ubicadas en la periferia de la capital deltana, en este caso la angustia es originada por la deficiencia, y en ocasión la inexistencia del más importante de los servicios básicos con que debe contar una comunidad; el agua potable.

Igualmente señala Frank González, la tierra del agua; resulta irónico la forma como se presta el servicio de agua potable a la ciudad de Tucupita, capital del estado Delta del Orinoco. Su nombre de lengua warao que traducido al castellano significa “Tierra de aguas”, es sometido a una burla cuando sus habitantes viven padeciendo la falta del más preciado líquido.

 Para el visitante es cuestión de asombro cuando se hospeda en la casa de alguna amistad, sin importar la categoría y al momento de darse un baño no lo puede hacer bajo la regadera para calmar el sofocante calor de la región, correspondiéndole hacer uso de un “balde y un perolito”, para bañarse como si estuviera en una zona desértica. Es importante mencionar que hasta ahora hay muchas respuestas, pero ninguna solución al problema… Hay quienes sostienen que la población ha crecido bastante rápido y que las necesidades de este y otros servicios han desbordado la capacidad de respuestas que tienen los organismos creados para encontrarlas.

 Unos señalan que en el Delta Amacuro, no se paga por el servicio y en consecuencia Hidrodelta; quien es el organismo encargado de administrar la asistencia, no tiene ingresos que le permita cubrir la necesidad y que hoy ocurre igual con la gerencia de Obras Sanitarias e Hidráulicas de la Corporación Venezolana de Guayana, que tampoco tiene la capacidad para responder a la obligación que se planteen en ese aspecto.

Indica González, son muchas las explicaciones y argumentaciones expuestas por los representantes del estamento regional como municipal, para tratar de justificar el fracaso que todos ellos han tenido en la búsqueda de solución a la grave situación. También hace énfasis, en que los deltanos están cansados de escuchar tantas demagógicas promesas, en su mayoría electorales, referente a la problemática del agua. Hay que resaltar que durante los últimos 20 años, ninguno de los gobiernos de los diferentes establecimientos han querido admitir que sólo les asiste el deseo, pero no la capacidad y que deben buscar técnicos no políticos, profesionales con experiencia en este tipo de problemas, que encuentren las soluciones ya que los deltanos no quieren seguir viviendo la triste realidad que hoy se presenta… Que aunque usted no lo crea, en la tierra del agua sus habitantes mueren de sed.      

Facebook Comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here