Darío Graffe: Arco Minero del Orinoco continúa devastando el pulmón vegetal de Guayana

26
0
Compartir

Esta vez el dirigente político en los municipios del sur del estado Bolívar y estudiante del último semestre de ingeniería geológica de la UDO Bolívar, expuso el “hecatombe ambiental” que estaría afectando a las poblaciones del sur de Bolívar

Para Darío Graffe el arco minero del Orinoco no es más que una devastación del pulmón vegetal que pone en peligro latente a nuestras comunidades y expone a la biodiversidad en la zona.

“112 kilómetros cuadrados de territorio que hoy están en peligro lo que pudiera ser un ecocidio ambiental, por un proyecto ambicioso que solo trae como consecuencias devastación, muerte, hambre y miseria en estas poblaciones”, aseveró Graffe.

“Más de 150 empresas transnacionales con procedencia muy rara para la explotación minera en la zona, no tienen ningún tipo de responsabilidad social con nuestra gente y más con nuestro pueblo, cuando extraen de esta zona más de 150 kg de oro mensual, que vaya a usted saber a dónde caen ni en manos de quién”, argumentó Graffe.

Dijo el líder universitario, “Urge un parado de inmediato ante esta depredación ambiental, hoy el parque nacional Canaima se encuentra perforado y devastado por la minería irracional, logrando migración de nuestras comunidades indígenas”. 

“Luego de la ejecución de este proyecto, poblaciones como el Alto Paragua, comunidades aledañas al (río) Caura se han visto muy afectadas por los daños irreparables por la minería ilegal”, acotó Graffe.

“A este gobierno usurpador no le importa destruir el pulmón vegetal de Guayana, con tal de llenarse los bolsillos de oro, mientras hay un pueblo que sufre por estos daños”, denunció el dirigente político del sur de Guayana.

“Hoy las poblaciones de Guasipati, El Callao y Tumeremo tienen 8 años sin el vital líquido, su planta potabilizadora se encuentra deteriorada y desmantelada, sin añadir que el río Yuriarí y Cuyuní están totalmente contaminados por estás empresas que han venido instalando plantas de cianuración en las orillas de este ríos expulsando sus desechos en estos afluentes, poniendo en peligro a nuestros pobladores”, enfatizó Graffe.

No existe ninguna minería sustentable y ecológica en la zona

Aseguró Graffe “Luego de decretarse la resolución *N-0010* a finales del mes de abril, firmada por Nicolás Maduro, los principales afluentes de nuestro estado Bolívar comenzaron a verse muy afectados por esta decisión, que además permite la colocación de balsas mineras, en los ríos Orinoco, Caura, Yuriarí y Cuyuní, afectando la política ambiental de la zona, por cooperativas, empresas y personas naturales ligados al entorno de Nicolás Maduro con el fin de extraer el oro de nuestros ríos utilizando agentes contaminantes para el procesamiento de los mismos”. 

-¿Considera usted que la Ley de Minas que discutirá la AN, pudiera darle un parado a esta devastación ambiental?

-Considero que no es el momento oportuno mientras la democracia de nuestro país hoy está en jaque, pero si, por supuesto, que se debería de abrir un debate amplio a lo interno y externo e incluir a los ciudadanos y poblaciones con la vocación minera de nuestro estado.

-Hay muchas objeciones con respecto a esta ley, la cual hay diferentes aspectos que deberían de incluirse para el desarrollo de la minería para preservar el medio ambiente.

-¿Por ejemplo?

1- Derogación de decretos presidenciales, leyes y resolución que estén relacionados con la minería.

2- Plantearse un reordenamiento territorial minero, a través de disposiciones legales, que garanticen el resguardo y la preservación de nuestras comunidades indígenas y de la biodiversidad, prohibiendo la actividad minera en zonas protegidas, cauces de ríos, reservas forestales y parque naturales.

3- Mecanismo legal y transparente para la entrega de concesiones mineras a cooperativas, empresas transnacionales, nacionales aplicando una minería ecológica y sustentable bajo estricta supervisión de un ente rector 

-Por último anexar en esta ley, la asignación económica especial para los municipios mineros, como especie de impuesto que quede en las alcaldías para el gasto de inversión social. No para gasto corriente populismo y politiquería.

“Yo exhorto a la Comisión de Energía y Minas de la AN a discutir ampliamente, y no encerrarse en 4 paredes para aprobar un parapeto que continúe permitiendo destrozos y corrupción y no garantice bienestar social para nuestros pobladores”, afirmó Graffe.

Por último, el habitante de Guasipati insistió en “no tener sentido aprobar una ley de manera rápida cuando realmente no detiene el mal de raíz, y quienes pretenden tomar esta ley como cálculo político por el simple hecho de recibir limosnas por los grandes daños irreparables a nuestro ambiente, están equivocados. Seguiremos siendo la voz defensora de nuestros pueblos mineros y de su gente”.

Facebook Comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here