Vicaría Indígena culminó jornada de entrega de alimentos en 14 comunidades warao en Tucupita (+fotos)

126
0
Compartir

Aun cuando el mundo está siendo golpeado por la pandemia más grande en toda la existencia de la humanidad, hay personas que intentan transmitir esperanza y consuelo al más vulnerado en Delta Amacuro.

La crisis económica a la que está sometida Venezuela ya lo hacía difícil, a ella se le suma, ahora, la emergencia sanitaria que pone en cuerda floja el intento de quienes sobreviven a las calamidades del diarismo.

Es por ello, un grupo de personas dedicadas al servicio eclesiástico ha querido ofrecer la Buena Noticia de Dios, a los indígenas warao de Tucupita. Estas personas no descartan que se visite todos los municipios del Estado.

La Vicaría Indígena, con la colaboración de organizaciones internacionales como la Red Eclesial Panamazónica (Repam) y Cáritas de Ecuador, culminó la jornada de entrega de 600 bolsas de comida a las familias de catorce comunidades warao en Tucupita.

Esta jornada estuvo bajo el asesoramiento de Padre Chrispine Oduor Okello IMC, sacerdote que dirige la Vicaría. A él lo acompañaron también, la Lcda. Bettsi Beria y el Ing. Johan Ramos, ambos miembros de la secretaría ejecutiva de la pastoral.

El padre Chrispine Oduor Okello IMC manifestó estar “agradecido con Dios y María Consolata, quien sigue consolando a su pueblo, ella es la madre de Dios y quien lleva las plegarias de sus hijos hacia el Señor. Hoy solo puedo decir gracias Señor. Agradezco a Mauricio López y Francis Andrade, representes de la Repam, quiénes se solidarizan por la causa indígena”. Dijo el misionero, originario del país africano Kenia quien lleva ya dos años al servicio del indígena warao.

Repam y Cáritas Ecuador, han acompañado y defendido los derechos de los pueblos de la amazonía que han sido afectados por la pandemia del nuevo coronavirus. Ambos  patrocinadores de este evento que, junto a la Vicaría indígena Dani Consolata, han llevado un aliento de vida a la población warao de estas comunidades.

El Ing. Johan Ramos expresó “es una labor que nace de la caridad y llega a las comunidades warao, aportando un granito de arena más ante la situación que viven las familias. Siendo una ayuda de la Iglesia católica para los warao. Dios siga motivando a personas e instituciones a seguir animando y ayudando a la población. Motivamos a que otras personas se sumen y aporten también a la causa indígena”.

La Vicaría Indígena Dani Consolata, es una pastoral al servicio de la comunidad warao a través del Vicariato Apostólico de Tucupita, en Delta Amacuro, donde hacen vida los misioneros de la congregación La Consolata. Ellos se preocupan de conservar la cultura y de alcanzar una iglesia con rostro warao.

Facebook Comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here