Gobierno ha reportado 138 casos de Covid-19 en indígenas de Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro

16
0
Compartir

Hasta el 3 de julio de 2020 se han registrado 138 casos de Covid-19 en la población indígena de los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro.

Desde el 10 de mayo al 3 de julio de 2020 se han reportado 10 casos de Covid-19 en miembros de comunidades indígenas del Estado Amazonas, 9 casos en San Carlos de Río Negro de la etnia Yeral y 1 caso en Maroa, de la etnia Curripaco al sur de Estado, limítrofe con Brasil.

El promedio de edad de los casos es de 35,3 años, el 50% de los casos tienen menos de 27 años, con un rango entre 5-77 años, 56% masculino y 44% femenino. Todos los casos están relacionados con casos importados de Brasil, en la comunidad de San Gabriel de Cachoeira, en el estado Amazonas brasileño. Todos los casos están en control y solo dos activos.

Estos 9 casos forman parte de un grupo de 11 personas, todos pertenecientes a la misma familia del pueblo Yeral, que salió el 25 de abril de San Gabriel y luego de 6 días navegando el Río Negro, llegaron a San Carlos de Rio Negro el 1 de mayo. La zona de donde provienen el Brasil, San Gabriel de Cachoeira, es un foco activo de COVID-19 cerca de la frontera con Venezuela y Colombia, en la Amazonia brasileña, donde a la fecha se han registrado 577 casos positivos y 17 fallecidos, se comunica con Venezuela por el Rio Negro, el 85% de su población es indígena.

Crece en silencio foco de COVID-19 en comunidades pemón de Bolívar

Un importante número de casos se registró en el mes de junio en el estado Bolívar, 127 casos de Covid-19 en Etnia Pemón Municipio Gran Sabana, en las Localidades: San Antonio de Morichal, Wara, Waramasen y Manakiare, fronterizo con Brasil.

Este ha sido reportado como uno de los focos más activos a nivel nacional, difícil ha sido obtener la información sobre las características epidemiológicas de los casos, así como las circunstancias de la transmisión de la enfermedad.

Tras varios días de no actualizar los datos de contagiados con COVID-19 entre indígenas de la etnia pemón en Bolívar, el 23 de junio, el ministro de Salud, Carlos Alvarado, se refirió al brote en las comunidades pemón, y lanzó la nueva cifra que duplicaba el conteo anterior de casos entre pemones presentado el 16 de junio.

El ministro de Salud describió el brote en el municipio Gran Sabana como uno de los focos de coronavirus más grandes de Venezuela, junto al del mercado Las Pulgas, en Maracaibo.

En el estado Delta Amacuro solo está reportado 1 caso de Covid-19 en población indígena. Se trata de una trabajadora de la salud de 25 años, de la etnia Warao, residente de Tucupita que contrajo la infección durante una investigación de casos en el municipio Casacoima. Un número importante de casos ha sido reportado en migrantes waraos en los estados fronterizo de Brasil, así como algunas defunciones, de gran preocupación para los organismos de defensa de los derechos humanos de las comunidades indígenas.

Es preocupante la situación de los migrantes indígenas waraos, se estima que más de 6.000 indígenas waraos han emigrado hasta Brasil, los reportes de las autoridades brasileñas y de ONG confirman 12 defunciones por Covid-19 en cinco estados brasileños y más de 40 casos en el noreste estado de Paraiba, sin datos precisos del número de casos en el resto de los estados. Se sabe que la condición de los migrantes es delicada.

El riesgo de la población indígena que habita en los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro y de la población migrante es muy alto, se debe garantizar sus derechos humanos básicos que les permita sobrellevar esta difícil situación. Salud, educación, servicios básicos, alimentación, respeto a su cultura y sus tierras y costumbres debe ser garantizada.

La situación de riesgo de las comunidades indígenas de los estados Amazonas, Bolívar y Delta Amacuro es bastante preocupante, las condiciones de miseria en que viven, la falta de servicios de salud tanto en cantidad como de la dotación de insumos, materiales y recurso humano, la ausencia de servicios básicos de agua, luz, aguas servidas y basura, inseguridad alimentaria muy elevada en casi toda la población con la consiguiente desnutrición aguda y crónica en su población, en especial niños, embarazadas y ancianos, la poca accesibilidad geográfica y cultural a los programas de salud como el programa ampliado de inmunizaciones, malaria, tuberculosis, control prenatal y de higiene infantil, lucha contra las enfermedades diarreicas, las condiciones de vivienda con un hacinamiento importante, la baja cobertura del sistema educativo escolar y la ausencia de programas de formación técnica y universitaria convierte a estas comunidad en vulnerable ante la llegada del Covid-19.

El reto es grande, pero con programas de prevención y control integrales que contemple todas sus necesidades y se respete su cultura y costumbres, en su propio idioma, con el apoyo de todos los sectores involucrados en prestar la asistencia necesaria, estamos seguros que el impacto del Covit-19 será menor del estimado.

PRENSA KAPÉ KAPÉ

Facebook Comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here