Luz de gas

65
0
Compartir

Crisanto Gregorio León


Hacerle luz de gas a una persona significa hacerle creer algo que no es verdad, es decir, engañarle, despistarle. Introducir soterradamente la duda sobre todos sus actos y procesos mentales, llevándola poco a poco a cuestionarse seriamente su cordura. Significa, más o menos, convencer a una persona de que está desequilibrada emocional y racionalmente para poder influir sobre sus actos.

Se trata de apoderarse de la voluntad de alguien haciéndole creer que lo que hizo, o lo que dijo, no es cierto, y a la vez, sugestionar a dicha persona para que crea como verdadero todo lo que se le diga. De esta forma, la persona a la que se le hace luz de gas tiene una percepción de la realidad totalmente alterada, por lo que es fácilmente influenciable.


José Luis González de Rivera, en su libro sobre el maltrato psicológico, define lo que es hacer “Luz de gas” y dice: “Hacer luz de gas consiste en intentar conseguir que alguien dude de sus sentidos, de su razonamiento y hasta de la realidad de sus actos”. Por su parte, Javier Marías la define como “persuadir a una persona de que su percepción de la realidad, de los hechos y de las relaciones personales está equivocada y es engañosa para ella misma”.


Negarle que lo ocurrido y presenciado haya ocurrido; convencerla de que en cambio hizo o dijo lo que no hizo ni dijo; acusarla de haber olvidado lo efectivamente acaecido; de inventarse problemas y sucumbir a sus suspicacias; de ser involuntariamente tergiversadora, de interpretar con error siempre, de deformar las palabras y las intenciones, de no llevar razón nunca, de imaginar enemigos y fantasmas inexistentes, de mentir —sin querer— constantemente.
Para quién sabe persuadir a alguien de todo ésto, se trata de un eficacísimo método para manipular al antojo y anular voluntades, para hacerse dueño de la víctima y convertirla en su esclava o esclavo.


No cabe duda de que para que esta instrumentalización perversa tenga éxito debe realizarse en condiciones privilegiadas. Se trata del marido, de la esposa, de un familiar querido, pero, sobre todo, se trata en una relación de amor y/o de confianza. Nada debe indicar a la víctima que está siendo manipulada por el agresor.


Provoca el aislamiento de otras influencias. Aislar a la víctima de su familia, tratando de crear situaciones de enfrentamiento, es muy habitual. Y para ello se servirá de todas sus habilidades. Lo mismo sucede con los amigos, “porque esa clase de gente seguramente no le conviene”.
Con ello, el perverso o la perversa no sólo logra librarse de miradas que puedan poner en peligro sus objetivos de dominación y control, sino que aumenta el grado de dependencia de la víctima que piensa que su dominador o dominadora, “sabe”, incluso mejor que él o ella, lo que le conviene.
Al estar colocado por la propia víctima en el lugar del saber por razones de amor o confianza, el acosado o la acosada busca apoyarse en él o en ella para elaborar cualquier criterio, lo cual es aprovechado por el acosador en su beneficio propio.


La distorsión se produce y la situación creada convence a la víctima de lo que sea. Se produce una apropiación del otro, de sus bienes y de su voluntad, a expensas del descenso de su autoestima “prefabricado” paulatinamente.-


Abogado/ Escritor


[email protected]

Facebook Comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here