Compartir

Buscando continuar sus luchar por la subsistencia al estar viviendo en forma infrahumana y huyendo de la hambruna y de la pobreza extrema que los azota, los indígenas de Wakajara de Manamo, como pudieron, se vinieron al paseo Manamo con la esperanza de ser atendidos al menos por la Alcaldía o por la Gobernación, ya que en aquella comunidad anclada en el municipio Pedernales, los echaron al abandono, porque más nunca se ocuparon ni de la reparación de la planta eléctrica, ni de darles atenciones de ninguna índole.

Tales expresiones, son de los mismos Waraos encabezados por el cacique Julio Pérez, añadiendo a su vez que no los visitan, al menos que haya una elección para que les demos los votos, lo que nos lleva a tener que pasar el trago amargo de la miseria y de la extrema pobreza en que nos han condenado, situación que ha venido afectando no solo a Wakajara de Manamo, sino a todas las comunidades indígenas del municipio Pedernales que están siendo víctimas del abandono y de la desidia gubernamental, al no contar ni siquiera con un transporte que les garantice salir del aislamiento en que se encuentran, añade Julio Pérez.

JOSÉ ÁNGEL GASCÓN

Deja un comentario