Compartir

La planta está tan descuidada que no cuenta ni con un solo bombillo, que en horas nocturnas le garantice mayor seguridad y protección a los vigilantes que allí laboran

Millones de litros de agua potabilizada son los que por casi cuatro años se han desperdiciado en las cercanías de la planta uno, ubicada en la llamada “Curva de Chilo”, en las adyacencias de la carretera nacional, donde existen varias averías de la tubería madre, sin que hasta ahora haya forma que se le aporten los correctivos, a fin de evitarle tanta pérdida a la nación y aportarle a la población un servicio de agua eficiente, acorde con las exigencias de la familia deltana.

Tales inquietudes se desprenden de la ciudadana Eusebia Gascón como del resto de los vecinos que hacen vida activa en el sector, donde es amplio y notorio avistar gigantescas lagunas que se han formado, causando igualmente pérdidas de producciones agrícolas de los agricultores que por muchos años han utilizado la costa adyacente al Manamo, para el desarrollo de sus cultivos como café y otros rubros.
Sin embargo, añade que se han visto imposibilitados por las inundaciones originadas de las aguas derramadas de la tubería.

Por otra parte se conoció que en esta planta, la debilidad es de tal magnitud, que por el mismo ambiente que se refleja, ha ido empobreciendo hasta su estructura física, llegándose hasta el colmo que en toda su magnitud, no cuenta ni con un solo bombillo que en horas nocturnas le garantice la seguridad y protección a los vigilantes y demás personal que allí labora.

José Ángel Gascón

Deja un comentario