El tiempo es vida

34
0
Compartir

El tiempo es un recurso no renovable muy importante, que la inmensa mayoría solemos derrochar y no sabemos administrar correctamente. Pedirle tiempo al pueblo es pedirle la vida. 

Los venezolanos pareciera se nos agota el tiempo, añorando un cambio. 
El secuestro de la libertad de expresión en Venezuela ha hecho que los pocos medios de comunicación social masivos que aún nos quedan como la TV, mantengan una política informativa de mucho cálculo, por lo riesgoso que representa informar con veracidad la realidad venezolana.  

Cada ves  es menor el número  de venezolanos que ven los noticieros de la TV nacional, porqué allí no está la noticia. Y cada vez es mayor el número de personas que buscan informarse a través de los medios alternativos como las redes sociales y los grupos de Whatsapp. 

Ciertamente, la mayoría de la población no está informada de lo que ocurre realmente en el país. La estrategia de control comunicacional impuesta por el gobierno,  le ha funcionado, porqué buena parte del país vive desinformado ó poco informado. Y quienes logran obtener información lo hacen mayoritariamente a través de las redes sociales, y también son sometidos a un bombardeo denoticias falsas denominades en inglés “fake news”, son bulos que consisten en  contenidos seudoperiodísticos, difundidos con el objetivo de generar confusión y desinformación, ante la ausencia de una política objetiva de información y comunicación. 

La indiferencia de muchos no es ajena a la dura situación que vivimos los venezolanos, y ésto también nos hace daño.
La crisis da para todo. Hay quienes ordenan desde la comodidad, vía redes sociales, y desde el teclado telefónico, desde cualquier rincón del mundo lo que otros debemos hacer para liberar a Venezuela del llamado socialismo; pero solo dan ordenes, les da pavor  liderizar lo que ordenan ó proponen; otros no ordenan solo crítican sin propuestas ni soluciones reales. Pero eso sí, no dan la cara, pero tampoco hacen algo por el país.

Nada nos sorprende, en Venezuela  vivimos el mundo al revés, como siempre me lo dice mi amigo Kalúa.

La corrupción por su parte se institucionalizó, y pareciera normal, hasta el punto que es indispensable para casi todo, tener un contacto ó tener dólares para comprar favores, y ganar aliados.

Pero la inmensa mayoría de los venezolanos que damos la cara, que pensamos distinto al gobierno, que entendemos que para salir de esta pesadilla no ha sido ni será fácil, que es necesario sumar y multiplicar voluntades. También somos de carne y hueso y nos preocupa que pasa el tiempo y seguimos entrampados en nuestro presente y sin un futuro claro para todos los venezolanos, que soñamos dejar a nuestros hijos la Venezuela prospera del nuevo siglo.  

No es normal que una familia promedio necesite hoy aproximadamente 2.600.000 bolívares para comer mensualmente y tenga un salario de 40.000 bolívares. Con una economía totalmente dolarizada y con los niveles de inflación más altos del mundo. 

Quienes ocupan y dirigen el gobierno venezolano, se olvidaron del pueblo. Ellos se preocupan todos los días de hacer lo que tengan que hacer, con el único propósito de perpetuerse en el ejercicio del poder, y en las manos de todos está, poder cambiar esta realidad.

Que la gente huya del país, que la gente muera de hambre, que fallezca  por falta de médicamentos no les importa;  que no haya luz, que no haya agua, que la corrupción haya penetrado las instituciones del estado, no pareciera ser un problema para la clase gobernante. Y quienes soñamos en una venezuela en paz, unida, de progreso, con oportunidades, segura, con escuelas, hospitales, con gente progresando. Nos distraemos también, derrochamos nuestro tiempo, intentando dar un debate por Whatsapp ó por las redes sociales; señalando, tildando, injuriando al prójimo, a  tú aliado, de ser el culpable de está  desgracia que estamos viviendo, y nos olvidamos de los verdaderos responsables de está tragedia colectiva, que fracasó en Cuba y que destruyeron a Venezuela. 

Yo quiero pensar, que no todo está perdido, que estan sucediendo muchas cosas, de las cuales no estamos bien informados, y que eso nos hace cometer errores, opinar con ligereza. Pero seguro, primero que Dios nunca nos abandona, y segundo, que pronto habrá  noticias que levantarán el entusiasmo y la esperanza de nuevo de los venezolanos, porque el sol brillará para todos. Esa noticia unirá pronto al país. Las puertas de la libertad se abrirán, quienes se fueron regresaran con experiencia a su tierra, ayudar hacer nuevamente grande a venezuela, que el color partidista no divida más al los venezolanos, que las inversiones y la confianza en el país regresaran. Que nos abrazaremos de nuevo como hermanos, que pararemos de sufrir, y con orgullo enarbolaremos la bandera de Venezuela.  Un tierra ancha, buena y generosa, con gente capaz de llevar por el mundo en grande el nombre de nuestra patria, el orgullo de nuestro libertadores. Eso está cerca, no perdamos la fe, la esperanza. Venezuela  nos necesita a todos. Y que sea Dios, y el imperio de la ley que juzgue a quién tenga que juzgar. Que viva venezuela libre. Ya basta, juntos lo vamos a lograr.  

Freddy Paz
@freddyspaz

Facebook Comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here