Leoncio Quiñonez: Tucupita es la sirena que inspira a los escritores, poetas, cantores y trovadores

100
0
Compartir

Tucupita, 1 de agosto 2019 | José Ángel Gascón. Con todo su intelecto y aportando sus mejores dotes de la musa que lo motiva hacerle honras a la Sultana del Manamo, el escritor y poeta Leoncio Quiñonez, hace suya la lira que lo anima a brindarle a la ciudad de Tucupita sus merecidas honras en la buena nueva de estar arribando a su “CLXXI Aniversario” de su fundación, pábulo que lo inspira a felicitarle al estar la capital deltana ocupando un verdadero sitial de honor en nuestro suelo patrio, fecha por la cual, el bardo le honra con su con su poesía, diciéndole:

¡FELIZ CUMPLEAÑOS, TUCUPITA!

El sol se limpia en el caño
su faz, lleno de alegría
para alumbrar este día
con luces de gran tamaño.
Dará brillo al cumpleaño
de una reina bien bonita,
floreciente y jovencita,
que nació de un sueño puro
aquí, en el Delta Amacuro:
la ciudad de Tucupita.

Con décima mañanera
le doy mi salutación
a toda la población
de la ciudad cumpleañera.
Ya se anuncian por doquiera
con fanfarrias y cornetas
que han comenzado las fiestas
en los lugares de citas
y en los parques y placitas
se escucharán las retretas.
Tucupita es la sirena
que inspira a los escritores,
copleros y trovadores
propios y de tierra ajena
por su imagen tan serena
y sus mujeres bonitas,
su paseo y sus placitas,
el bello parque central,
su iglesia y su catedral
sitios de muchas visitas.
Del Mànamo, es la sultana,
según dijo algún poeta
para darle una etiqueta
a la capital deltana.
A esta tierra soberana
por su exótica belleza
y su altísima riqueza
de virtud y amistad
y su buena voluntad,
bases de su fortaleza.

También es la crema y nata
de muchos compositores,
de aquellos buenos cantores
que en sus voces la retratan.
En sus cantares relatan
al turista que visita
a la bella Tucupita,
dándole muy buenos datos
de su gente y de sus tratos,
de su comida exquisita.

Siento gran satisfacción
de cantarle a la “Sultana”,
ala CapitalDeltana
todo lleno de emoción.
Y con la misma pasión,
pletórico de decoro,
a la virgencita imploro,
en este humilde cantar,
que aquí me deje expresar:
¡Tucupita es un tesoro!.

Facebook Comments

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here